WWF Chile advierte: incendios forestales no son solo un peligro veraniego | WWF

WWF Chile advierte: incendios forestales no son solo un peligro veraniego

Posted on
06 mayo 2020
En mayo, ya entrado el otoño, la zona central se encuentra bajo amenaza debido a incendios forestales, lo que provocó el decreto de alerta roja en la provincia de Marga Marga, donde se han consumido más de 750 hectáreas de bosque nativo en Colliguay. Luego, producto de otro foco de fuego en Camino La Pólvora, se decretó alerta roja también en la provincia de Valparaíso.
 
Estas emergencias grafican el cómo la temporada de incendios se ha ido ampliando durante los últimos años, como explica la Dra. Camila Tejo, del Programa de Paisajes Terrestres de WWF Chile. “Si bien hace una década atrás incendios en esta época del año eran menos frecuentes de lo que estamos viviendo, hoy en día los patrones espaciales y temporales de los incendios se han hecho cada vez más recurrentes, extensos y extremos”, comenta.
 
De esta forma, mientras entre 1985 y 2009 la temporada de grandes incendios se extendía entre noviembre y abril, en el período 2010-2018 esa ventana temporal se ha extendido desde octubre a fines de mayo, según lo ha documentado el  Centro del Clima y la Resiliencia (CR)2. “En un sistema donde el fuego no es parte del funcionamiento del sistema natural, las consecuencias sociales y ambientales que conlleva son lamentables independiente de la época del año”, precisa la profesional.
 
“Particularmente para la zona central, desde hace una década existe un déficit hídrico que potencia el escenario para este tipo de catástrofes. Además, para agravar la situación, es en la interfaz urbano-rural donde más incendios han ocurrido en la última década, espacio que concentra una gran población del país”, explica.
 
Para estos días se ha emitido también una alerta de altas temperaturas entre Valparaíso y Ñuble, las que podrían alcanzar los 32°C. Este es uno de los impactos más evidentes del cambio climático en nuestro país, que se suma al hecho de que el 2019 fue uno de los años más calurosos de los que se tenga registro.
 
Como una forma de prevenir los riesgos asociados a estas nuevas condiciones, entre los que se encuentran hectáreas de bosque quemadas y pérdidas de biodiversidad, emisiones de CO2, pérdida de infraestructura y de vidas humanas, se deben implementar una serie de medidas. Entre ellas, Camila Tejo destaca la necesidad de potenciar las acciones e iniciativas de restauración de bosques, además del urgente fortalecimiento de las estrategias de prevención (como la Red de Prevención Comunitaria) y manejo de incendios -con participación de múltiples actores territoriales- para identificar y priorizar las áreas donde restaurar los ecosistemas dañados y diseñar paisajes menos riesgosos ante estas catástrofes.
 
Hazte Socio
Hazte Socio