Brotes de primavera: cómo iniciar un huerto de hierbas y especias | WWF

Brotes de primavera: cómo iniciar un huerto de hierbas y especias

Posted on
15 octubre 2020
Para quienes vivimos en el Hemisferio Sur, la llegada de la primavera es una recarga de energía después de los fríos y lluviosos meses de invierno.Y hoy eso cobra mayor sentido cuando hemos pasado más tiempo en casa que el de costumbre, por efectos de la crisis sanitaria. Por lo mismo, muchos han esperado con ansias esta temporada para hacer más actividades al aire libre y disfrutar todo lo que traen consigo los meses previos al verano.

Una de las actividades favoritas de esta época son los arreglos de la huerta y jardín, por ello, en esta oportunidad, te entregaremos recomendaciones para que puedas implementar un pequeño huerto en casa. Independiente de si tienes un patio amplio o un pequeño balcón, lo único que se necesita para comenzar es voluntad y ganas, además de agua, tierra, semillas, maceteros y una pala ( y si no hay pala, una cuchara sopera sirve igual).

Si bien en primavera podemos sembrar gran parte de las hortalizas que cosecharemos en verano, hay que mencionar que durante todo el año podemos cultivar acelgas, lechugas, espinacas, cilantro, perejil, etc.

En tanto que para esta época en específico  y si tienes un espacio amplio que te permita cultivar variedad de especies, puedes sembrar rabanitos, pimientos, tomates, zapallos italianos, arvejas, betarragas, zanahorias. En relación a espacios más reducidos te recomendamos comenzar sembrando cilantro, perejil, orégano, eneldo y acelgas, que puedes cultivar en macetas alargadas de ojalá más de 20 cm de profundidad o maceteros grandes y redondos para hierbas, frutos y/o verduras que requieren más espacio para esparcir sus raíces, tales como tomates cherry, lechuga, lavanda, ruda, menta, hierbabuena, zanahorias, albahaca, pimientos, ajos, ciboulette, etc.

¿Cómo preparar la tierra?

Lo primero es saber que la tierra que vayamos a usar debe tener el suficiente nivel de porosidad que permita retener humedad sin encharcarse. Un buen dato es coger un puñado de tierra y apretarla, si al abrir las manos encontramos una masa bien armada pero que al rato se deshace fácilmente, está perfecta para tu huerto ya que las semillas al crecer podrán extender bien sus raíces y desarrollarse, a esto puedes agregar mezclas de arena, compost y sustratos especiales.

Para tus maceteros puedes crear capas, agregando arena, perlita y/o grava (para ofrecer buen drenaje), compost,  fibra de coco, y/o conseguir humus de lombriz. Para sembrar, debes hacer pequeños orificios con tu dedo en la tierra y poner 1 a 2 semillas de cada especie en los maceteros, con una distancia de 5 cm entre sí para que puedan crecer bien.  Las semillas deben taparse con tierra tratando de no sobrepasar el doble de su volumen, la  clave es mantener la humedad sin pudrir las semillas y no dejarlas directamente al sol porque podrían quemarse, lo mismo sucede con las temperaturas muy bajas. 

Con los respectivos cuidados de riego, luz, temperatura y mucha paciencia, comenzarás a ver el nacimiento de pequeños brotes al cabo de unos días  y cuando éstos hayan crecido más de 5 cm deberás regar entre 3 a 4  veces por semana, siempre por las tardes y cuando el sol no esté encima. También se debe poner atención si hay plantitas muy juntas y preparar otro lugar con las mismas condiciones para trasplantarlas.

Ya tienes los conocimientos básicos para comenzar tu propio huerto. Para muchas personas consiste en un pasatiempo que les ayuda a desconectarse de la rutina diaria y acercarse más a la naturaleza, conocer sus procesos y disfrutar con satisfacción el hecho de producir sus propios alimentos. Te invitamos a poner manos a la obra y comenzar tu huerto en casa.
 
 
Hazte Socio
Hazte Socio