Mujeres en la Ciencia y el cuidado del Medio Ambiente: Jeanne Baret | WWF

Mujeres en la Ciencia y el cuidado del Medio Ambiente: Jeanne Baret

Posted on
13 agosto 2020
Por Denisse Mardones
Unidad de Comunicaciones
WWF Chile

Nació en un pequeño poblado de Francia en 1740. Pasó su niñez cerca de la naturaleza, lo que hizo que se convirtiera en una experta en identificar plantas medicinales, siendo reconocida como una especialista local en botánica.

Cuando tenía 20 años, el médico y naturalista Philibert De Commerson la contrató como institutriz de su hijo pequeño. Con el tiempo, Jeanne y Philibert comienzan una relación en la cual además comparten sus intereses por la naturaleza.

En 1766, cuando Francia organiza su primera travesía para circunnavegar el mundo, se invita a Philibert De Commerson como encargado de las investigaciones y botánico del grupo, quien suma Jeanne como su ayudante de cámara, debiendo ésta disfrazarse de hombre para ser parte de la expedición, ya que en la época, las leyes francesas prohíben la presencia de mujeres en los navíos de la marina.

Durante los dos años que dura la expedición, la pareja recolecta y estudia variadas especies de plantas y animales de Brasil, la Patagonia, el Estrecho de Magallanes, Tahití y las islas Madagascar y Mauricio.

Muchos rumores y suspicacias rondaban acerca de su apariencia y cercanía con De Comemerson, incluso ya habían sido interpelados en variadas ocasiones, puesto que el naturalista había enfermado durante el viaje y Jeanne le cuidó con especial dedicación. También había levantado sospechas el hecho de que ella no compartiera el baño con el resto de los hombres durante la expedición.

Finalmente la tripulación comprueba el engaño de Jeanne cuando desembarcan en Tahiti en abril de 1768, ya que son sorprendidos por los nativos quienes rodearon a Jeanne con gritos y exaltaciones, capturándola en presencia de todos, hasta que un oficial intercede para liberarla.

Los lugareños reconocieron inmediatamente a Jeanne como una persona del sexo femenino; se cree que fue por su aroma, ya que ellos no entendían el lenguaje social de los europeos ni los códigos de vestimenta.

Tras el incidente, también se descubre que Jeanne estaba embarazada, dejándola permanecer a bordo junto a De Commerson quien continúa recogiendo plantas e investigando hasta ser desembarcados en las Islas Mauricio y permaneciendo allí por siete años, lugar en el que dan en adopción al niño y Philibert fallece. Luego de su muerte, Jeanne Baret conoce a un infante de marina, Jean Dubernat, con quien se casa y vuelve a Francia, terminando así de circunnavegar el globo.

Al llegar a Francia, Jeanne traía consigo más de 6 mil muestras botánicas, entre ellas especies nuevas nunca antes registradas, y que habían sido recolectadas durante el viaje y su estadía por las Islas Mauricio, aportando así a un enorme legado a la ciencia y que actualmente forman parte del Herbario Nacional Francés en su Museo Nacional de Historia Natural.

Lamentablemente, este invaluable legado no fue reconocido hasta que en el 2010, la escritora Glynis Ridley publica el libro “El descubrimiento de Jeanne Baret”, que consagra su aporte a la botánica y además la reconoce como la primera mujer en dar la vuelta el mundo.

En el 2012 se descubrió una planta del género Solanum, que incluye papas, tomates y berenjenas, la cual fue nombrada como "baretiae" en honor a Baret, lo que sin duda termina de reconocer el trabajo de Jeanne.

Este año, Google recordó su nacimiento con un doodle en su página de inicio, en donde se pudo apreciar una ilustración de Baret envuelta en una enredadera de buganvillas en flor, esto debido a que una de las tantas plantas descubiertas por la dupla botánica fue esta planta, bautizándose como Buganvilia en honor al capitán del barco Louis-Antoine de Bougainville.

Hazte Socio
Hazte Socio