No más plásticos | WWF

Plástico: un ingrediente oculto en nuestros alimentos

¿Sabías que en una semana podríamos comer en plástico lo equivalente al peso y tamaño de una tarjeta de crédito?
Así es y lo peor es que podríamos consumir más de 100 mil microplásticos al año. Eso es aproximadamente 5 gramos de plástico a la semana, 21 gramos al mes, 250 gramos al año.

© WWF
© WWF

¿Cómo está pasando esto?

Cerca de 8 millones de toneladas de contaminación plástica terminan en el océano cada año. Se descomponen en pequeños fragmentos llamados microplásticos, lo suficientemente pequeños para ingresar a nuestra cadena alimenticia, junto con otros tipos de microplásticos como los que se liberan cuando lavamos nuestra ropa.

© Milos Bicanski / WWF-UK

Necesitamos un acuerdo global para detener la contaminación de plásticos

El plástico está en todas partes. Desde las playas de Indonesia hasta el remoto Ártico, está asfixiando silenciosamente nuestro planeta. La mayoría de los plásticos se convierten en basura después de un solo uso. El plástico ha contaminado el suelo, ríos y océanos. Incluso ha entrado en nuestra cadena alimentaria.

Cada año, personas y animales ingieren plástico a través del consumo de alimentos y el agua potable. Muchos de nosotros estamos haciendo lo posible por reducir la contaminación de los plásticos, pero es hora de que los gobiernos y las empresas también asuman toda su responsabilidad. Únete a nuestra lucha.

¡Pidamos a nuestros gobiernos que suscriban un acuerdo global legalmente vinculante para evitar que los plásticos contaminen nuestros océanos! Apóyanos ahora con tu firma.

 ¡Comemos 5 gramos de plástico a la semana!

 

¿Cómo calculamos esto?


Actualemente existen muchos informes sobre el microplásticos que ingerimos a través de nuestros alimentos (mariscos, miel y sal), bebidas (agua de la llave, agua embotellada y cerveza) e incluso el aire que respiramos. Por ello, trabajamos con la Universidad de Newcastle en Australia para calcular un peso aproximado de la cantidad de microplásticos que estamos ingiriendo. El análisis completo está disponible aquí por si quieres comprender más. Para cualquier pregunta o inquietud sobre la metodología, comunícate con nosotros enviándonos un e-mail y nos comprometemos a responderte.

El análisis “Naturaleza sin Plástico: Evaluación de la Ingesta humana de plásticos presentes en la naturaleza", preparado por Dalberg, se basa en un estudio encargado por WWF y realizado por la Universidad de Newcastle, Australia.

© WWF Chile

Naturaleza Sin Plásticos

Te invitamos a descargar el Análisis "Evaluación de la Ingestión Humana de Plásticos presentes en la naturaleza"

El aumento en el uso de plásticos y su escaso reciclaje redunda en el crecimiento de la producción de estos materiales.
Desde el año 2000, el mundo ha manufacturado tanto plástico como el que se produjo en la suma de todos los años anteriores, y una tercera parte de estos se vierte en la naturaleza. La elaboración de plástico virgen ha aumentado 200 veces desde 1950 y ha crecido a una tasa del 4% desde el año 2000. Si se alcanza la capacidad proyectada de plásticos, la fabricación actual podría aumentar en un 40% para 2030
 

Descargar Informe

¿El plástico es perjudicial para nuestra salud?

La verdad es que no lo sabemos. Sabemos que los plásticos están causando un daño irreparable a la vida silvestre, pero los científicos acaban de empezar a ver qué está haciendo con la salud humana. ¿Podemos decir, categóricamente, que esto está causando impactos en nuestra salud? No. ¿Eso significa que podemos descansar tranquilos? Absolutamente no. Después de todo, no elegirías comer plástico real, ¿verdad?

¿Qué podemos hacer para solucionarlo?

Nosotros como ciudadanos podemos mover y pedir a nuestros gobiernos y a las empresas quienes son los que pueden resolver esto. Al decir "no" a las bombillas plásticas y llevar una bolsa reutilizable. En WWF queremos que los gobiernos de todo el mundo firmen un acuerdo global legalmente vinculante para regular la forma en que usamos y desechamos los plásticos. Las empresas también pueden desempeñar un papel importante aquí, por ejemplo, cambiando sus modelos de producción y diseño de productos para permitir la reutilización del plástico en lugar de la eliminación inmediata y terminar con la cultura de lo "desechable".

Preguntas y respuestas frecuentes

1- ¿Deberíamos prohibir todo el plástico?
El plástico no es inherentemente malo; es un invento hecho por el hombre que ha generado beneficios significativos para la sociedad, e incluso en algunos casos, para el medio ambiente. Desafortunadamente, la forma en que la industria y los gobiernos han manejado los plásticos y la forma en que la sociedad lo ha convertido en un producto desechable y de un solo uso transformó esta innovación en un desastre planetario. La forma en que usamos y desechamos los plásticos debe cambiar no solo para el medio ambiente, sino también para nuestra economía.

2- ¿Qué puedo hacer como individuo?
Asegúrate de que tu voz sea escuchada. Cuéntale a todos, desde el gobierno hasta a los empresarios, que es urgente resolver esto. Firma la petición para lograr un Acuerdo global para tener la contaminación plástica, únete a nosotros con tu voz. Los gobiernos y las empresas no pueden ignorar cientos de millones de voces.

3- ¿Qué pueden hacer los gobiernos?
Frente a la actual crisis plástica, los gobiernos de todo el mundo tienden a responsabilizar a las empresas ("están usando el plástico por lo que deben arreglar este desastre") o a los consumidores ("están comprando los productos de plástico, por lo que deben resolver este desastre").
Rompamos este círculo de negación y aceptemos nuestro papel en el problema. WWF está enviando un mensaje claro a los gobiernos de todo el mundo: la única forma en que podemos cambiar este sistema, hoy deficiente y “quebrado”, es alcanzando un acuerdo global legalmente vinculante para abordar el problema de los plásticos. El marco legal existente que abarca la contaminación plástica marina está fragmentado, no es efectivo y no proporciona las herramientas necesarias para una respuesta global al problema. Esta crisis no se puede resolver a nivel nacional o regional, o solo a través de medidas voluntarias no vinculantes. Requiere una acción internacional coordinada, una responsabilidad compartida y un enfoque común.
WWF está pidiendo a los estados que comiencen las negociaciones, lo antes posible, para alcanzar un nuevo acuerdo internacional legalmente vinculante para abordar la contaminación plástica marina.

4- ¿Qué pueden hacer las empresas?
El plástico es un material rentable, útil y flexible que cuando se usa adecuadamente puede, en general, tener un impacto positivo. Sin embargo, nuestros sistemas actuales de producción no usan los plásticos en forma adecuada. Vemos el plástico como un producto barato y desechable, lo cual es descabellado, porque el plástico por su propia naturaleza no es desechable, ya que dura cientos de años.
Actualmente, a menudo es más barato para las empresas comprar plástico virgen nuevo (hecho, a propósito, de petróleo) en lugar de comprar plástico reciclado. Este sistema está quebrado, ya no funciona. Las empresas deben participar, asegurando que sus modelos de producción recompensen la reutilización del plástico en lugar del uso constante y la eliminación inmediata del plástico virgen. 
Las empresas pueden dejar de participar voluntariamente en el círculo interminable de negaciones que se centran en identificar a este como un problema de gestión de residuos (es decir, "no es culpa nuestra que los gobiernos locales no reciclen") y, en cambio, pueden asumir la responsabilidad proactiva de los materiales que utilizan.
Dile a las marcas y empresas que prefieres que ya es hora de cambiar la forma en que usan el plástico.

Hazte Socio
Hazte Socio