Cinco animales de Chile que no pueden vivir sin su otra mitad | WWF

Cinco animales de Chile que no pueden vivir sin su otra mitad

Posted on
13 febrero 2019
Como ya sabemos, en el mundo animal también existen parejas que se quedan juntas para toda la vida, aunque esto sea algo inusual. Entre ellas tenemos especies como el lobo gris y el guacamayo, pero en nuestro país también existen animales que no se separan de su par. Acá WWF Chile te invita a conocer cinco animales monógamos nativos:
 
Caballito de mar (Hippocampus ingens)
Los caballitos de mar o hipocampos son sin duda un ícono a la hora de hablar de fidelidad en el mundo animal, ya que además de su monogamia se ha observado que al morir uno de ellos, su pareja puede quedarse a su lado y morir al poco tiempo principalmente por falta de alimento. En Chile se identifican cuatro especies, siendo la más representativa la Hippocampus ingens. Este pez, que habita en el Pacífico y puede superar los 30 cm. de longitud.
 


© Discoverlife.org / Alicia Hermosillo

Cóndor andino (Vultur gryphus)
Presente en nuestro escudo nacional, habita en la cordillera y es completamente fiel a su pareja. Cuando es tiempo de reproducción, escogen una cueva para proteger a su huevo del viento y los depredadores, el cual es incubado por ambos padres durante un periodo de 60 días. La tasa de natalidad es muy baja, ya que se estima que tienen solo un huevo cada dos años.


© Pixabay

Pudú (Pudu puda)
Es la segunda especie más pequeña de ciervos en el mundo y habita desde Curicó hasta Aysén. Normalmente son animales solitarios, pero también se mueven en familia. Los machos son monógamos y no van a ningún lado sin la hembra. En la época de reproducción, ella construye un nido de hojas para parir a su cría, la cual se convierte en adulto al año de vida.
 
© Chris Martin Bahr/ WWF

Pingüino Magallánico (Spheniscus magellanicus)
Estos pingüinos se distribuyen por el océano Pacífico y Atlántico, dependiendo de la ubicación de las colonias de reproducción. Son animales muy sociables, siempre se mantienen en bandadas para pescar. Cuando llegan a la madurez sexual, buscan a una pareja con la cual se quedarán para toda la vida. Al momento de la reproducción, se acercan a las costas chilenas y la hembra rastrea  a su pareja a través del sonido, siguiendo su llamado. El macho la espera en el nido para albergar a la nueva cría que cuidarán juntos.

© Pixabay
 
Quique (Galictis cuja)
Esta especie, también conocida como hurón chileno, habita en la mayor parte del norte de nuestro país y, además, desde Coquimbo a Magallanes. A pesar de no tener mucha información sobre la reproducción de estos animales, se consideran mayormente monógamos. Construyen madrigueras de hasta cuatro metros en el suelo para albergar a las crías y se mueven en grupos familiares.

© CODEFF
 

Hazte Socio
Hazte Socio