Manejo y restauración de bosque nativo, cambio climático y desarrollo sustentable del sector: desafíos clave del nuevo Servicio Nacional Forestal | WWF

Manejo y restauración de bosque nativo, cambio climático y desarrollo sustentable del sector: desafíos clave del nuevo Servicio Nacional Forestal

Posted on
10 marzo 2017
La marca profunda que ha dejado el fuego este verano en Chile será difícil de borrar. Más de 600 mil hectáreas afectadas, cuatro mil damnificados y once fallecidos son algunas de las cifras de esta catástrofe que, afortunadamente, está dando paso a la búsqueda de soluciones que permitan prevenir y enfrentar de mejor manera estos desastres.
 
Una de ellas es la largamente esperada creación del Servicio Nacional Forestal, para lo cual la Presidenta Bachelet ha comprometido el envío de un proyecto de ley durante el mes de marzo.
 
Como organización de conservación nos parece urgente la modernización de la institucionalidad forestal del país, que pueda estar en línea con los nuevos desafíos que se han instalado, tales como el cambio climático, identificado como un factor crítico en la generación y violenta propagación de los últimos incendios.
 
Este nuevo servicio público tendrá facultades que actualmente CONAF no posee y esperamos que considere al menos cinco aspectos que en nuestra visión son claves en el actual contexto forestal del país y el mundo.
 
Primero, el velar por la implementación de la Política Forestal 2015-2035, elaborada por el Consejo de la Política Forestal, que congregó a un amplio grupo de actores vinculados al sector. Ésta incorpora modelos inclusivos así como consideraciones ambientales y sociales fundamentales para ir a la par con las tendencias mundiales de desarrollo sustentable en este ámbito productivo.
 
Otro tema relevante es el de incentivar el manejo efectivo y la conservación del bosque nativo, lo que implica la revisión y/o modificación de la Ley N° 20.283 sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal. Los datos en este punto muestran que una proporción significativa (60% entre 2009 y 2012) de las postulaciones recibidas al fondo de incentivo contemplado por esta ley no llegan a materializarse en planes de manejo efectivos, lo que indica que no se estaría alcanzando el impacto esperado.
 
Un tercer aspecto es que este nuevo servicio pueda tener un rol más activo en la definición de instrumentos que regulen el establecimiento de plantaciones, promoviendo una nueva generación de plantaciones que considere los territorios y sus habitantes, el paisaje, los cursos de agua y el cambio climático, incluyendo el riesgo de incendios.
 
En este sentido, el concepto de Plantaciones de Nueva Generación (NGP, por sus siglas en inglés) desarrollado por WWF a nivel internacional, toma en cuenta un ordenamiento territorial consciente con la biodiversidad, las comunidades locales, la integridad del ecosistema y los derechos de los pueblos originarios. Así, va más allá de lo que puede hacer una herramienta de manejo forestal tan poderosa como FSC, que si bien ha alcanzado logros importantes como disminuir la conversión de bosques y aumentar la protección de altos valores de conservación y de áreas restauradas, tiene un alcance acotado en términos del territorio.
 
Los desastrosos incendios forestales dejaron de manifiesto la necesidad de una visión territorial del paisaje forestal que aumente la sostenibilidad y resiliencia frente a fenómenos que inciden sobre estas catástrofes y que serán más recurrentes por el cambio climático, como es el caso de la sequía.
 
En específico respecto a los siniestros, esperamos que el Servicio Nacional Forestal cuente con una mejor dotación de infraestructura y equipos, principalmente pensando en el actual escenario de cambio climático, donde los desastres naturales, y entre ellos los incendios, serán más recurrentes y destructivos. Complementariamente, también se hace necesario reforzar la educación ambiental enfocada en la prevención, recordando que el 99% de los incendios son iniciados por la acción –u omisión- humana.
 
El quinto aspecto promovido por WWF, es que esta nueva entidad lidere y coordine la implementación de la restauración ecológica a nivel nacional. Esto requiere fomentar la  investigación y la  ejecución de la restauración, con instrumentos de fomento orientados prioritariamente a pequeños propietarios y comunidades indígenas.
 
Tenemos grandes expectativas de que finalmente Chile cuente con un Servicio Nacional Forestal moderno y robusto, con las atribuciones y recursos adecuados. Esta es una condición para avanzar en el manejo forestal sustentable, que puede hacer de este sector un motor para la reactivación de la economía a través de pequeñas y medianas empresas, junto con la asociatividad de pequeños y medianos propietarios rurales y comunidades indígenas.
 


 
Ricardo Bosshard, director de WWF Chile
© WWF